4 estrategias de Disciplina Positiva para aplicar en 2021

Arrancamos el año y, al menos en gran parte de España, seguimos con los niños en casa. Ya llevamos unas semanas 24/7. Ya el ambiente va cambiando y cada vez se siente más la tensión de gestionar rabietas, gritos, peleas, luchas a la hora de comer… durante varios (muchos) días.

Todo iba bien hasta que llegó la hora de salir a pasear. Le ibas a poner los zapatos blancos, ya sabes, los que lleva usando meses sin ningún problema. de repente todo se tuerce. Repentinamente tu pequeño hijo grita “¡No me gustan estos zapatos!” “¡No quiero salir!” “¡Estos zapatos son FEOOOS, los odio!”.

¿Qué ha pasado aquí? Te preguntas.

No sabes como sobreponerte ante semejante rabieta. Todo empieza a desbordarse, llegáis tarde, y en realidad, no te ves con fuerzas para gestionar esa situación que te sobrepasa.

¡QUE TE PONGAS LOS ZAPATOS HE DICHO! Gritas.

Y luego, repentinamente te invade un sentimiento de culpa tremendo que no hace más que estropearte los planes que tenías porque tu humor ha cambiado totalmente.

Amiga, amigo. He estado allí y conozco esos sentimientos demasiado bien.

Yo también viví, como tu, el sentimiento de impotencia por no saber cómo lidiar diariamente con los embistes del comportamiento de mi entonces pequeño hijo. Un día de esos, en los que dejé el plato de comida a medio acabar porque no pude contenerme más y salí huyendo al baño después de dar un manotazo en la mesa, me vi al espejo y supe que algo tenía que cambiar. Estaba segura de que DEBÍA haber una manera diferente de hacer las cosas. Empecé a recuperar mis viejas lecturas de Disciplina Positiva y me sumergí en ese mundo y desde allí no he parado hasta hoy.

Después de haber experimentado y vivido en primera fila todos los cambios que ocurrieron en mi familia desde que aplicamos la educación respetuosa, me decidía crear programas de entrenamiento porque sabía que tenía que compartir esto con otros. A día de hoy, más de 100 familias han vivido cambios positivos después de aplicar las estrategias que les comparto.

Por eso he pensado en compartir contigo cinco estrategias que te ayudarán a dar los primeros pasos en esto de la crianza respetuosa. Esto es solo un pequeño abrebocas de lo que se puede aprender en mi taller de Disciplina Positiva, pero sin duda es un buen punto para empezar

1. Averigua cuál es la raíz del comportamiento de tu hijo

Los expertos en crianza positiva de todo el mundo pueden estar de acuerdo en esto: siempre hay algo que motiva el comportamiento negativo o disruptivo de un niño.

¿Entonces esa rabieta por los zapatos? No fue una muestra aleatoria de mal comportamiento, sino que fue motivada por algo intrínseco en tu hijo. Ya sea por la falta de habilidades para manejar sus grandes sentimientos, el deseo de llamar tu atención o un juego de poder para hacer valer su libre albedrío, siempre hay una razón para el comportamiento. (Incluso si no te das cuenta)

Lo que hay que recordar es que el comportamiento en sí mismo es simplemente el síntoma . Nuestro desafío como padres es descubrir qué hay realmente detrás de ese comportamiento frustrante.

Haría las cosas MUCHO más fáciles si tu hijo pudiera decir simplemente: “Mami, realmente me gustaría recibir atención personalizada contigo cuando estemos juntos. ¿Hay algún momento en el que podamos hacer eso esta noche? Pero todos sabemos que esta es una expectativa absurda. Entonces, en cambio, los niños tocan nuestros puntos débiles, aquellos que nos hacen estallar, como una forma de llamar nuestra atención, aunque de manera negativa. Porque la verdad es que si un niño no recibe nuestra atención de manera positiva (cuando no tiene que suplicar o exigirla), encontrará formas de obtener toda la atención que pueda, incluso la negativa.

Por ejemplo, imagina que tienes que atender una llamada importante, pero mientras estás hablando por teléfono, tus hijos deciden que es un buen momento para comenzar a pelear. Mientras sigues tratando de estar atento en la llamada, les das a tus hijos la mirada de “si no detenéis esto ahora mismo, os vais a enterar cuando termine de hablar”, pero fue en vano. Continúas con el lenguaje no verbal mientras corres de una habitación a otra en busca de silencio, pero el combate parece que te persigue. Es agotador. Y al final de la llamada telefónica, te sientes como si acabara de correr 5 kilómetros.

El objetivo detrás de esa pelea, que justamente empezó cuando cogiste el móvil, probablemente tenía la intención de llamar tu atención. Sabían que estabas atrapada en el teléfono y que no podías intervenir, por lo que se convirtió en el momento perfecto para actuar y llamar tu atención de manera negativa. Usa esto como una experiencia de aprendizaje y ahora PREPÁRATE PROACTIVAMENTE para la próxima vez que necesites atender una llamada.

20 minutos antes de tu llamada telefónica, dile a tus hijos: “Hola chicos, mamá tiene que llamar por teléfono en 20 minutos. ¡Antes de hacer eso, ME ENCANTARÍA jugar un juego con ustedes! “

Durante esos 20 minutos previos a la llamada, da a tus hijos toda la atención. Puedes darles mensajes antes de la llamada como “¡Wow! Me encanta jugar contigo. Una vez que mamá haya terminado con la llamada, ¡me encantaría volver a jugar! “

Cuando llegue el momento de la llamada, da a tus hijos una opción: “Mami necesita atender la llamada ahora. ¿Os gustaría ver un programa o jugar tranquilamente con los legos mientras hablo por teléfono? “

También bríndales una forma de “decirte algo” si surge algo que consideran urgente mientras estás en la llamada. Deja una libreta de papel cerca para que escriban o dibujen lo que quieran decirte mientras estás ocupada.

En mi taller de Disciplina Positiva en directo que inicia el 27 de enero, aprenderemos más sobre las necesidades de los niños y cómo suplirlas de manera positiva.

2. Sé consistente

Si bien los padres comprenden intelectualmente la importancia de la coherencia, la verdad es que la vida pasa: a veces no hay clases, los planes cambian, se hacen adiciones al calendario de último minuto. Es cierto que no siempre podemos controlar la vida, pero también es cierto que es mejor mantener rutinas, horarios y expectativas consistentes en tu hogar la mayor parte del tiempo.

¿Cómo es tu rutina matutina? Si esperas que tus hijos hagan la cama, se cepillen los dientes y se vistan antes de desayunar, entonces mantenga esta rutina todos los días. Además, ten en mente que debes emplear tiempo para entrenarles en esas habilidades. ¿Cuánto tiempo te tomó a ti aprender a lavar toda la ropa y que te quedara impoluta?

Consejo: Mantn el MISMO horario los fines de semana y festivos. De esa manera, ¡no tendrás que experimentar el retroceso que viene el lunes por la mañana!  

¿Mantiene “políticas” firmes sobre el uso de la tecnología?  ¿Qué sucede si tus hijos no respetan las reglas de tecnología de tu familia?  Para ser la madre positiva que te esfuerzas por ser, es esencial que las reglas de la tecnología se comuniquen claramente y que los niños sepan las consecuencias si se rompen esas reglas. Si los niños se niegan u “olvidan” apagar el videojuego cuando se acabe el tiempo, sigue todas y cada una de las veces con la consecuencia discutida anteriormente. Cuando los padres son coherentes con las reglas y las consecuencias, es mucho menos probable que los niños superen los límites.

3. Abandona las recompensas

Los padres que no están familiarizados con las técnicas de crianza positiva a menudo se sorprenden cuando los desaliento de usar recompensas. Después de todo, las recompensas suenan positivas, pero la verdad es que hacen más daño que bien y pueden hacer que los niños el día de mañana piensan que se merecen un premio por todo lo que hacen. 

La crianza de los hijos es un maratón, no un sprint. Al tomar decisiones disciplinarias para tus hijos, es importante tener en cuenta tus metas a largo plazo. Las recompensas son ineficaces porque solo ofrecen ganancias a corto plazo.

Piénsalo … tal vez hoy recompensó a su hijo con una galleta por portarse bien en la tienda, pero ¿qué esperará la próxima vez? Como MÍNIMO una galleta, ¿verdad? ¿Quizás incluso dos? ¿Se esperará una recompensa similar durante la próxima visita al consultorio médico o la visita al centro comercial?  

¿O quizás chantajeaste a tu hijo para que comiera las verduras ofreciéndole helado de postre? Ahora que sabe que las verduras se comen a cambio de un helado, tiene sentido que se abstenga de comer sus verduras hasta que le ofrezcan helado u otra recompensa igualmente atractiva.

Usar las recompensas como moneda de cambio para el comportamiento deseado es una pendiente resbaladiza hacia una actitud de “tengo derechoa todo”.

Además, muchos estudios han demostrado que los niños que son recompensados ​​en realidad pierden interés en la actividad por la que se les recompensa: colorear, leer, tocar piano, hacer sus deberes, etc. Mantente firme, amiga mía, los niños no necesitan recompensas comportarse apropiadamente.

4. Disciplina, no castigo

Uno de los mayores diferenciadores entre las técnicas de crianza positiva y otros métodos de crianza es el enfoque sobre el castigo.

Disciplina significa “entrenar mediante instrucción y ejercicio”, mientras que castigar significa “infligir una pena por (una infracción, falta, etc.)” o “manejar con severidad o brusquedad”.

Al enseñarles a nuestros hijos las formas apropiadas de comportarse sin usar formas de castigo de culpa, vergüenza y dolor, los equipamos y empoderamos para que sean adultos jóvenes competentes y capaces.

Cuando esté considerando una respuesta a una ofensa, al igual que con las recompensas, piensa a largo plazo.

¿Enviar a un niño a su habitación como castigo realmente ayuda a cambiar un comportamiento?

¿Pegar a un niño por pelear a un hermano lo anima a dejar de pelear?

En ambos ejemplos, la respuesta es “no”. Por supuesto, aislarle en su habitación o darle unas nalgadas pueden parecer efectivos a corto plazo, pero si a los niños no se les enseña (es decir, se les disciplina) sobre cómo comportarse apropiadamente, los padres inadvertidamente ponen un paño de agua caliente en un problema a largo plazo.

Si quieres saber en profundidad las consecuencias del castigo, te invito a leer el post específico que hice al respecto.

En este año que recién inicia, te invito a que te pongas el reto de trabajar en lo más importante: tú y tu relación con tu familia. Te aseguro que tener un hogar feliz, un ambiente familiar armonioso y una relación con tus hijos sólida, es posible.

Te invito a que te apuntes a mi webinar gratuito, será emitido en VIVO y podrás aprender más sobre disciplina positiva

Compartir

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta