Cuatro estrategias para lograr la cooperación de tu hijo

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

Hemos oído más de una vez que se atrapan más moscas con la miel que con el vinagre… y es absolutamente cierta. ¿Sabes que también puedes aplicar la misma estrategia con tus hijos?

Una de las cuestiones que más me llegan a través de Instagram cuando hablo con papás y mamás de todo el mundo, es la dificultad que tienen a la hora de lograr que sus hijos cooperen y hagan las cosas a la primera. He leído y escuchado muchas frustraciones de padres y madres que tienen que dar órdenes todo el día y aun así, no consiguen el resultado deseado. ¡Haz la cama! ¡Recoge los juguetes! ¡Haz los deberes! ¿Por qué simplemente no hacen caso?

Pero para entrar en materia, me gustaría preguntarte. ¿Cómo te gusta que te pidan a ti las cosas? ¿A través de una orden o una petición formal? ¿Qué pasaría si tu (marido/madre/compañero de trabajo) te dice “¡Hazme la comida!, ¡Ven ahora a mi casa! ¡Cuento tres y me entregas ese informe!”? Seguramente no tendrías demasiadas ganas de colaborar y hacer lo que te han pedido.

Definitivamente obtenemos más colaboración invitando que exigiendo.

En otras palabras, cuando usas la amabilidad, el enfoque positivo y el respeto, es más probable que obtengas eso que has pedido.  ¿A quién no le gusta ser tratado así? Los niños, aunque tengan ese tamaño pequeño, son más parecidos a los adultos que lo que imaginamos. Al final, son personas que se crispan igual que tú cuando lo único que le dan son órdenes y exigencias. Seamos realistas, ¡a nadie le gusta que lo manden!

Si te has visto tentado más de una vez a decir ¡Porque yo lo digo! en cuanto tu hijo quiere argumentar o pedir una explicación, recuerda que aunque esa estrategia haya funcionado dos o tres generaciones atrás, los niños de ahora son distintos a los de antes, en este post hablo sobre ello.

¿Qué se puede hacer para lograr la cooperación de los niños?

Ya sea que seas nuevo en la crianza positiva o un profesional experimentado, hay cosas que puedes hacer para disminuir la probabilidad de luchas de poder y aumentar la cooperación de tus hijos. Aquí te cuento:

Estrategia nro. 1: invita a la cooperación

Al cambiar nuestra mentalidad de forzar el cumplimiento a invitar a la cooperación, les damos a nuestros hijos la oportunidad de ejercer su libre albedrío, de contribuir a la familia en sus términos, en lugar de verse obligados a hacerlo.

Ahora sé que puedes estar pensando que esto es exactamente lo contrario de lo que quieres como padre. Después de todo, ¿no debería tu hijo respetarte lo suficiente como para hacer lo que le pides sin preguntar?

Créeme, te sorprenderá saber que una vez que comiences a invitar a la cooperación en lugar de exigirla, comenzarás a ver la colaboración que te has estado perdiendo todo el tiempo.

Entonces, ¿cómo invito a la cooperación?

Imagina que estáis a punto de ir a la piscina y todo está muy sucio con las cosas del desayuno. Sin siquiera pensarlo, haces tu petición.

“¡La cocina es un desastre! Esto se tiene que limpiar sí o sí antes de irnos a la piscina!”

Y así, has entrado en ese territorio de órdenes, corrección y dirección. Miras a tus hijos y sabes que los has perdido. Cualquier cooperación que te brinden a partir de este momento seguramente tendrá una pelea.

Aquí es donde entra en juego invitarlos a cooperar. 

En su lugar, intenta «Tengo un montón de cosas que guardar antes de irnos a la piscina, por lo que cualquier cosa que pueda hacer para ayudar en la cocina lo agradeceré un montón».

¿Notas la diferencia del de tono aquí? Simplemente modificando la frase de un comando a una invitación para ayudar a la familia, elimina cualquier desencadenante de una pelea de tu hijo. 

Darle una oportunidad. Tal vez se sorprenda de cuán dispuesto está tu peque a ayudar cuando se emplea esta estrategia.

Estrategia #2: Haz una observación

Hay algo que decir sobre el poder de la observación. Es por eso que lo he incluido como otro enfoque para obtener la cooperación de tu hijo.  Es una estrategia muy simple y, sin embargo, increíblemente poderosa porque elimina cualquier acusación o juicio inadvertido de la conversación.

Puede ser tan simple como abrir el refrigerador y decir: «El zumo de naranja todavía está fuera». ¿Notas que no estás acusando?

Una vez que hayas hecho la observación, la pelota estará en su tejado. ¿Te garantiza de que va a cumplir todo de inmediato? No. Pero con el tiempo comenzarán a comprender el vínculo entre estas observaciones y tus solicitudes tácitas, pero amables.

Estrategia #3: deja una nota

¿A quién no le gusta una buena nota de agradecimiento?

¿A que es genial recibir agradecimientos y mensajes bonitos de forma escrita? Al igual que los adultos, los niños son felices cuando se sienten apreciados. No solo les ayuda a sentirse conectados con la familia, sino que mostrar nuestra gratitud por las cosas que nos gustaría que hicieran es una excelente manera de promover positivamente una mejor cooperación. Digamos, por ejemplo, que a tu hijo le resulta difícil recordar apagar las luces cuando sale de una habitación. Intenta colocar un pequeño post-it al lado de cada interruptor de luz que diga: «Gracias por apagar las luces antes de salir de la habitación». Incluso le puedes dibujar un corazón al lado 😉.

Además, ¡te sentirás genial cuando lo hagas!

Estrategia #4 Haz declaraciones de cómo te sientes

Una de las herramientas de comunicación más poderosas que puede tener en la chistera, es la declaración «siento». ¿Por qué?

Porque es una de las formas más fáciles y rápidas de evitar que tus hijos se pongan a la defensiva. Veamos un ejemplo: 

Está por terminar un día pesado y agitado,  y lo único que piensas es en relajarte, darte un baño y disfrutar de Netflix. Entras al baño y está la toalla sucia junto a un montón de ropa sucia en el suelo, que ha dejado tu hija allí. Inmediatamente, la frustración te atrapa. ¿No le has dicho una y otra vez que ponga su ropa en el cesto? 

Girando sobre tus talones, entras en su habitación tirando el puñado de ropa sucia en el aire.

«¿Cuántas veces tengo que decirte que no dejes tu ropa en el suelo del baño?» 

No querías gritar, pero la exasperación ya te tiene contra la espada y la pared. Desafortunadamente, tu respuesta fue lo suficientemente acusadora como para poner a tu hija a la defensiva.  Allí las posibilidades de una discusión son altísimas.

Afortunadamente, hay un mejor enfoque.

La declaración «siento» es perfecta para disminuir la tensión y cambiar el enfoque de tu hija a TUS sentimientos personales. 

Prueba esto, por ejemplo:

“Me siento irrespetada cuando dejas las toallas y la ropa en el suelo. Realmente me ayudaría mucho si los guardaras cuando hayas terminado con ellos «. 

¿Notas que estarías mucho más tranquilo si lo dices así?

Al alejar tu atención de ella y de lo que hizo mal, atraes la atención sobre ti mismo y sobre cómo sus acciones te hicieron sentir. Te darás cuenta que esta estrategia no solo ayuda a cambiar la perspectiva de tu hijo sobre la situación, sino también la tuya.

Pues hasta aquí hemos llegado. Cuatro estrategias simples, directas y EFECTIVAS para llevar a tu hijo de la lucha a la cooperación. ¿Te animas a probarlas y a contarme cómo te ha ido? Recuerda que puedes encontrarme en Instagram como @TatiLuis

Esta entrada tiene 4 comentarios

  1. Avatar

    Tatiii tu página esta excelente me encanta y es de mucha ayuda te felicito! Saludos un abrazo.

    1. TatiLuis

      Gracias Jeruska por tu comentario, me hace mucha ilusión que te guste! 🙂

  2. Avatar

    Me haré fans tuya desde hoy mil gracias por tus consejos ahora a ponerlo en práctica siento que esto no solo nos ayuda con los niños si no con cada uno de los miembros de la familia ya que la mamá es la organizadora del hogar y batalla con todo esto y un montón de cosas más saludos a todos desde Ecuador!

    1. TatiLuis

      Jaja! Qué linda eres!! Muchísimas gracias. Saludos desde Madrid

Deja una respuesta

Sobre mi

Soy Tatiana y tengo dos niños que son mi fuente de inspiración. Soy facilitadora certificada de Disciplina Positiva y mi principal objetivo es ayudar a padres y madres a entender el comportamiento de sus hijos y darles herramientas para conectar con ellos y que tengan esa calma que tanto necesitan para disfrutar de su infancia. En mis redes sociales @tatiluis cuento mi experiencia personal y cómo ha sido mi recorrido en este camino tan bonito llamado Disciplina Positiva. ¡Bienvenido!

Post recientes

#tatiluis
Instagram ha devuelto datos no válidos.
Cerrar menú