En el principio…

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

En el principio creó Dios los cielos y la Tierra y todo lo que hay sobre y debajo de ella… Seguramente has escuchado eso una y otra vez. ¡Claro! Ya te acordaste cuando tu mamá te obligaba a levantarte temprano un domingo para ir a la iglesia a hacer las usuales coreografías sin música que se dejan ver en la parroquia de la comunidad. Ya va… ¿Escribí domingo? Sí. definitivamente sí. Ese día, que se supone que debe ser de reposo (la misma Biblia lo dice) ¿Y qué mejor reposo que quedarnos enrollados en la cama hasta que el cuerpo se canse de descansar? ¡Qué fastidio! ¡Por Dios!. Entonces empieza todo: entras al baño y con cara y mente somnolienta, te miras al espejo y te das cuenta que tiene unas cositas blancas en los bordes, producto de toda la crema dental que chispea cuando toda tu familia se lava los dientes. ¡Apúrateeee! Esa es tu mamá pegándote gritos para que bajes rápido a desayunar la arepa rellena con perico que te hizo a las 6 de la mañana… ¿Imaginas el estado de ese manjar venezolano? Duro, frío… Con la mantequilla casi de color blanco. Qué tortura. Pues sí, hay que aguantarse todo esto porque tu mami quiere que vayas a la iglesia para escuchar la palabra de Dios. Pero bueno… Llegas al sitio en cuestión y sientes el montón de miradas como púñales gélidos en tu cuello y sobre todo, en tu ceja… jajaja… ¿O es que crees que no se dieron cuenta que tienes un piercing? Entonces empiezas con esa guerra interna, típica película de Disney ¿Sabes? Con el angelito bueno a la derecha y el ángel malo a la izquierda… «¿Me lo quito? Bueno ¿y por qué?… Ni que yo comiera de ellos… ¡Que pena! Mejor me lo quito y luego me lo pongo cuando salga… Que va, está gente está fumada si piensa que me lo voy a quitar» Y así sigues con esa intralucha hasta que la mirada de tu madre, hace a que las manos obedezcan y se dirijan a tu cara a hacer lo que tu cerebro aún no les ha ordenado.

Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa… ¿Qué es esto? ¿Una sección de autotortura? Algo así… Ves a la vieja chismosa que se sabe la vida de todo el mundo y te advierte con un «A mi no me creas», al portugués del abasto que misteriosamente nunca tiene los 200 bolívares de tu vuelto y te dice: «te lois debo pa mais tarde», al muchacho sano, de su casa, estudiante, que no tenía enemigos, que juega truco en la puerta de su casa, pero que tiene 8 asesinatos y 32 robos a mano armada a cuestas, a la muchachita esa que ves en las esquinas siendo muy buena amiga con todos los hombres del sector (Sin ánimos de ofender… ¿O es que ustedes no creen que una señorita decente pueda consolar a 8 hombres a la semana? No sean mal pensados…) en fin… Ves a todo el mundo dándose golpes de pecho y el abrazo de la paz (que me parece, en algunos casos, más falso que alegría de tercera finalista – como dijera alguien muy especial – )… Todas esas cosas y más las ves en un domingo que se dedica absolutamente a Dios… Y tú, todavía con sueño. Y sin piercing.

Pero hágamos un paréntesis (… Ya, ya lo hice. Ok, ahora sí, analicemos algo… ¿Realmente a Dios le agrada que te obliguen a levantarte temprano? ¿Le agrada que la gente te juzgue por el hecho de como te vistas o como piensas? ¿Es bueno delante de los ojos de Dios que la gente se de LOS golpes de pecho, para asumir una culpa que ni siquiera les duele? ¿Es chévere para Dios que la gente vaya a la iglesia, sólo para intentar ser alcanzado con una bendición que te quite el carnet de lo que realmente eres?

Pues déjame escribirte que Dios no es un Dios de obligaciones, si no, de responsabilidades, no es un Dios de juicios, es un Dios de perdón, no es un Dios de reproches si no de amor… Dios no quiere que te obliguen a hacer rituales espirituales los domingos, si no, que lo busques, que sientas curiosidad de conocerlo, que creas en Él sin importar tu forma de vestir o tus gustos… Si realmente lo quieres y lo crees en tu corazón, así será. Porque Dios te ama y te acepta tal cual eres.

Así que QUE VIVAN LOS DOMINGOS!!!

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Avatar

    Hola Tatiana,Esta entrada es mega-buenísma y muy cierta;pues a la vuelta de la esquina consigues un ejemplo vivo.Saluditos y éxitos…

  2. Avatar

    Admiro a las personas que creen en Dios con los ojos abiertos y que reconocen la falsedad presente en situaciones como la que describes…

Deja un comentario

Sobre mi

Mi nombre es  Tatiana, madre millennial de un niño de generación aún desconocida, y futura mamá de su hermanito menor. Comparto mi punto de vista de la maternidad, la vida y algunas historias cuando me viene la inspiración. Puedes encontrarme en Instagram como @TatiLuis. 

Post recientes

#tatiluis
Instagram ha devuelto datos no válidos.
Cerrar menú