La bolsa del hospital: lista de imprescindibles

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin

Una de las dudas que nos invaden a las futuras madres (o bimadre como en mi caso), es qué hay que llevar al hospital para el momento del nacimiento. Muchas veces cometemos el error de llenar la bolsa de «por si acasos» y terminamos llevando muchísimo más de lo que debemos.

Por eso, y al ser mi segundo embarazo, me apetecía hacer una lista de los artículos imprescindibles para que puedas meter en la maleta y que ni falte ni te sobre nada.

Para empezar, he de aclarar que mi primer hijo lo tuve en un hospital privado, en el que tienes que llevar prácticamente todo para tu estancia. Esta vez, me decidí por un centro sanitario público, donde te proveen de «casi» todo lo necesario para el bebé y para ti. Sin embargo, os voy a hacer una lista general para que le echéis un vistazo.

La bolsa del bebé:

  • Conjuntos de pijama y bodys: en el público te los dan, sin embargo, yo me los llevaré de casa porque me apetece ponerle esos. El pijama debe ser completo preferiblemente y debe usar un body por dentro. Recordad que los bebés al principio les cuesta regular la temperatura. Por eso también es muy buena idea llevar un gorro que pueda combinar con los pijamitas que llevéis,
  • Pañales talla 0: nuevamente es algo opcional, en el público los tienes y en el privado no. Con Mateo yo llevé de talla 1 y la verdad es que eché de menos los de talla 0. A pesar de que el niño pesó 3.530 gr., le quedaban un pelín flojos. Con un paquetito es suficiente, en tres o cuatro días ya tendrán que usar la talla 1.
  • Linimiento de Mustela: este es uno de los descubrimientos de este segundo embarazo. Es una cremita a base de aceite de oliva IDEAL para limpiar el primer meconio del bebé. Las toallitas húmedas no suelen ser tan efectivas para esta primera limpieza y son menos delicadas que este producto. Lo suyo es aplicarlo con un algodón. ¡No hace falta aclararlo!
  • Conjunto de primera puesta/vuelta a casa: en nuestro caso, vamos a llevar dos conjuntitos, uno para usar en el hospital y otro para volver a casa.
  • Gasas de tela: fundamental. Los bebés hacen pequeñas regurgitaciones. Mejor tener una gasita de algodón 100% a mano para limpiarles.
  • Mantita o arrullo: mientras más suave y envolvente, mejor.

No vamos a llevar manoplas porque aunque es cierto que pueden rasguñarse la carita, me parece más importante que tengan el sentido del tacto a su disposición. Están llegando al mundo, cualquier información que puedan recibir de su entorno es vital. Esto es algo totalmente subjetivo así que cada familia puede decidir llevarlas o no.

El truco del almendruco: aunque no es nada sofisticado, se agradece un montón. Separa todos los conjuntos de ropa en bolsitas de plástico (las típicas Ziploc de congelación) y así vas sacando todo de la maleta en orden y el pack completito. De esta manera, evitamos que se «pierdan» cosas tan pequeñitas como calcetines dentro del universo de la bolsa.

La bolsa de mamá

La bolsa de mamá suele ser un poquito más grande que la del bebé, pero no demasiado. Aquí os listo lo que llevo en la mía:

  • Documentación: ¡esto es lo más importante! Prepara la carpeta con las analíticas y tu historial de embarazo, así como el libro de familia, documentación de los progenitores y tarjeta sanitaria de salud pública o privada.
  • Camisones aptos para lactancia: yo llevaré los míos, aunque en el hospital público también te los dan.
  • Zapatillas/Pantuflas.
  • Neceser con artículos de higiene personal: champú y acondicionador en mini botes de viaje, crema dental, cepillo de dientes, peine y discos de lactancia.
  • Maquillaje básico: lo pongo fuera del neceser porque merece una explicación aparte. Durante esos primeros días estamos agotadas y algunas, ojerosas. Nada que una base, un pintalabios y un colorete no arreglen. Algo fundamental: bálsamo para los labios. ¡No queremos labios deshidratados!
  • Secador de pelo o plancha: para mí esto no es un capricho. Insisto, un bebé necesita una madre feliz y a mí particularmente me gusta estar mona para recibir visitas. Tampoco hay que arreglarse como para ir a una entrega de premios, pero un pelo y un rostro digno le levanta el ánimo a cualquiera :). No olvides meter un par de gomas para el pelo.
  • Ropa cómoda: no sé vosotras pero yo estoy mucho más a gusto con unos pantalones y camisetas de algodón suaves que con los propios camisones. Así que me llevo un pantalón muy suavecito y una camiseta apta para lactancia.
  • Compresas postparto: en el hospital también te las dan, pero yo prefiero llevar las de Indasec que se fijan súper bien en las braguitas.
  • Bragas: en el hospital las tienes de las desechables y sé que muchas se apañan con ellas, pero no es mi caso. Me llevaré estas típicas baratitas de algodón, en el Primark tenéis el paquete de 5 por 3,5€. Por supuesto, son de talla grande, pues lo menos que queremos es que algo nos apriete más de la cuenta.
  • Desodorante: hago otro punto aparte para comentar este punto ya que no llevo desodorante en sí pues el bebé necesita oler a su madre de la manera más natural posible. Por eso, me encanta este descubrimiento: unas toallitas desodorantes a base de piedra de alumbre, manzanilla y aloe vera. Aquí tenéis la marca que yo he comprado. ¡Son bastante efectivas!
  • Vestido de vuelta a casa: esto es un capricho total pero que en mi caso es necesario. Volver a casa con tu nuevo hijo es todo un acontecimiento, ¡qué menos que vestirte para la ocasión! En mi caso, opté por un vestido sencillo de punto, calentito y suave, pero mono. Oye, que hay que subirse la moral de todas las maneras posibles.
  • Cargador del móvil: nada que añadir jaja.

La bolsa de papá:

Papá también es protagonista de este momento, así que por supuesto listaré las cositas que nosotros tenemos preparadas:

  • Pijama para pasar la noche en el hospital
  • Zapatillas de estar por casa
  • Ropa de cambio
  • Snacks y bebidas: sí, fundamental para que no solo se mantenga con energía sino que pueda darle a la madre en caso de que necesite comer algo durante el proceso. Recordemos que un parto es agotador y hay que reponer energías. En nuestro caso llevamos: frutos secos, chocolate, bebidas isotónicas, un paquete de galletas saladas y pretendemos llevar plátanos.
  • Monedas para las máquinas
  • Cargador del móvil

Pues creo que con esto está hecha la lista de imprescindibles, seguramente vosotras tenéis muchísimos más trucos, a ver si me los podéis compartir en comentarios y seguimos perfeccionando la técnica de preparar la bolsa del hospital!!

Recuerda que puedes encontrarme en Instagram como @TatiLuis y estar enterado de nuestras aventuras 😉

Deja un comentario

Sobre mi

Mi nombre es  Tatiana, madre millennial de un niño de generación aún desconocida, y futura mamá de su hermanito menor. Comparto mi punto de vista de la maternidad, la vida y algunas historias cuando me viene la inspiración. Puedes encontrarme en Instagram como @TatiLuis. 

Post recientes

#tatiluis
Instagram ha devuelto datos no válidos.
Cerrar menú